La Parasitóloga nigeriana Chiaka Anumudu investiga en la Universitat de Valencia con una Beca Guadalupe de Harambee ONGD

Publicado en: Guadalupe Scholarship Program
Tags:

La Microbióloga Chiaka Anumudu está investigando en Parasitología, en la Universidad de Valencia, con una Beca Guadalupe de Harambee ONGD, aunque de momento, por el estado de alarma,  está confinada en su domicilio y  no puede asistir al laboratorio, al igual que sus colegas. Hemos mantenido una larga conversación con ella, en la que nos cuenta la vida de una científica en Nigeria y la aportación que supone para su investigación la concesión de esta beca.

Chiaka Anumudu estudió en el Queen’s College Yaba de Lagos. Fue a la Universidad de Benin-City donde se graduó en Microbiología y después se trasladó a la Universidad de Ibadán para hacer el doctorado en Parasitología celular . Ahora es profesora en esa Universidad, donde investiga, en el Departamento de Zoología,  sobre  anticuerpos de la proteína de plasmodio Circunsporozoite en la población adulta rural de Igboora.

La doctora Anumudu nos dice que sus padres trataron de darle la mejor educación posible, a pesar de que eran siete hermanos y no tenían muchos medios, inculcándole que podía ser lo que quisiera si se esforzaba lo suficiente -“Fui a buenas escuelas y tuve maestros inspiradores. Recuerdo, por ejemplo, mi profesor de inmunología; y mi profesor de biología molecular en la universidad. Ellos fueron fundamentales en mi elección del tema para estudios de posgrado.

¿Por qué decidió estudiar Biología?

Como todos los estudiantes inclinados a la ciencia, quería estudiar medicina, pero es extremadamente difícil ingresar y no lo conseguí; entonces decidí hacer Microbiología. Cuando descubrí el mundo de los microorganismos en mi segundo año, y la biología molecular en mi último año, ¡era inevitable que trabajara en investigación médica! Tratar de proporcionar respuestas para lo que hace que los microorganismos causen enfermedades, me fascinó  e hice el postgrado y el doctorado en Parasitología Celular. ¡Ahora estamos viendo lo que es capaz de hacer un virus!

Experimentó algún tipo de discriminación en la facultad o en el desarrollo de su carrera profesional por ser mujer?

Es verdad que la sociedad nigeriana sigue siendo bastante “machista”, y todavía existe una tendencia a distribuir ciertas tareas, incluso dentro de la comunidad académica, de acuerdo con criterios sexistas.  Por eso, no me atrevo a asegurar que no he sufrido discriminación en ese sentido. Quizá la ha habido, pero no he sido consciente de ella. Sin embargo sí he sentido discriminación por otras causas como las diferencias interpersonales o las étnicas.

¿Puede explicarnos de una forma sencilla en que consiste su trabajo?

Estoy trabajando en una enfermedad parasitaria común en Nigeria llamada esquistosomiasis. El contagio ocurre por una larva que vive en estanques o ríos y entra en el cuerpo a través de la piel. Una vez que llega al torrente sanguíneo, las hembras ponen sus huevos. Los parásitos se alojan cerca de la vejiga del individuo, donde ponen miles de huevos. Estos huevos intentan salir a través del tejido hacia la vejiga, y desde ella a la orina. La orina continúa el ciclo vital del parásito fuera del organismo y hace que la enfermedad se siga propagando. Afecta a 29 millones de personas en Nigeria, a las más pobres, especialmente en las comunidades sin acceso a agua potable, ni al saneamiento adecuado. Esta afección daña la vejiga de manera progresiva y degenera en cáncer de vejiga si no se trata.

En mi investigación estamos buscando biomarcadores (algo que podamos usar para confirmar la presencia o ausencia de la enfermedad) para el diagnóstico de esta enfermedad y una de sus complicaciones: el cáncer de vejiga asociado a la esquistosomiasis. Nos gustaría encontrar biomarcadores de proteínas, genéticos o microbianos que ayuden a identificar a las personas en riesgo de la enfermedad o las patologías asociadas con la enfermedad. Y todo esto se hace teniendo en cuenta que las personas también pueden infectarse con malaria.

¿Y como afecta a su investigación la estancia en España con el grupo investigador de la Universidad de Valencia?

Aquí en Valencia  estoy trabajando con el grupo del profesor Antonio Marcilla en la Universitat de Valencia, estoy tratando de ver si podemos encontrar vesículas extracelulares (EV) en la orina de personas con y sin la enfermedad. Los EV son pequeñas partículas liberadas por las células y encerradas en la membrana. Parecen actuar como mensajeros o portadores de información a otras partes de la célula. Por lo tanto, queremos estudiarlos para determinar si estas vesículas pueden usarse para indicar que una persona tiene la enfermedad.

La Dra. Anumudu con sus colegas de la Universidad de Valencia

¿Qué problemas encuentra para desarrollar su carrera investigadora en su país?

En mi país hay muchos problemas para dedicarse a la investigación:

Uno es la falta de financiación,  debida a la apatía del gobierno y de los funcionarios universitarios, aunque algunos de ellos son profesores, por la corrupción y falta de transparencia en la Administración para conceder subvenciones y en las convocatorias de solicitudes de subvenciones para investigación. Y por las necesidades mal entendidas de los investigadores científicos.

Otro es la falta las infraestructuras adecuadas en los laboratorios: desde electricidad, hasta agua y es difícil el acceso a los reactivos por su alto costo.

También es muy difícil conseguir que mujeres, estudiantes brillantes, hagan el doctorado, fundamentalmente por falta de apoyo social, debido al estereotipo de ver la función de las mujeres  principalmente como amas de casa aunque sean licenciadas.

¿Cómo es el acceso a la educación para niñas y jóvenes en su país?

En Nigeria se supone que el acceso a la educación es igual para las niñas y para los niños. Eso dicen las leyes, sin embargo, la realidad, sobre todo en las zonas rurales, es que a las niñas es a las únicas que se obliga a casarse en edad escolar o las primeras que abandonan la escuela cuando hay dificultades en la familia.

Tengo que decir que  en los últimos 3 años en mi universidad, he visto un notable aumento de las chicas admitidas, y un buen número de ellas musulmanas, incluso fundamentalistas.

Uno de los problemas de la educación en mi país es su falta de calidad, especialmente en los niveles primario y secundario en las escuelas públicas. En Nigeria hay muchísimos jóvenes que sueñan con mejorar su suerte y se esfuerzan en estudiar y prepararse para llegar a la universidad, pero es un objetivo extremadamente difícil; si no han tenido ocasión de ir a un buen colegio, la educación que han recibido no los prepara adecuadamente para los exámenes de ingreso a la universidad, que son muy competitivos. Por ejemplo, en mi universidad, cada año tenemos un promedio de 30,000 jóvenes que hacen los exámenes de acceso y solo unos 3,000 tienen éxito. Por otra parte, el aumento de los costos de la educación universitaria, que tienen que pagar si no han conseguido una beca, a menudo les resulta prohibitivo.

Qué ha significado para usted la concesión de una Beca Guadalupe?

Es un tiempo de descanso de la enseñanza formal y del trabajo administrativo para investigar en un lugar donde las cosas funcionan. Es, sobre todo, la oportunidad de trabajar con científicos europeos que desarrollan una investigación más avanzada. Lo que me permitirá transmitir todos esos nuevos conocimientos a mis estudiantes, colegas y al final a mi universidad.

¿Cómo cree que esta beca influirá en su carrera?

Esta investigación me permitirá avanzar varios pasos más hacia el desarrollo de una prueba de diagnóstico simple para la esquistosomiasis endémica en nuestras áreas. Disponer de argumentos para crear más conciencia pública sobre la enfermedad y desarrollar asociaciones que promuevan el desarrollo de la prueba.

¿Qué diferencias encuentra entre su grupo de investigación en su Universidad de Ibadán y el de la Universidad de Valencia?

Aunque hay similitudes porque el grupo del profesor Marcilla es principalmente femenino, como el mío en Nigeria, aquí, por supuesto, hay muchos más medios y muy buen ambiente, de apoyo y exposición, en el sentido de que trabajas en tu proyecto y eres consciente del de los demás. También te permite ver las posibilidades disponibles en cada campo o en la ramificación a otros temas.

Aquí los instrumentos de trabajo están disponibles y se da por sentado el acceso a las instalaciones: que siempre haya electricidad, reactivos de agua o internet y que no haya que pagar extra por usarlos, mientras que en Nigeria esas cosas son difíciles de lograr en nuestro entorno. ¡A menudo requieren creatividad!

Otro de los valores que he experimentado  aquí. es que se produce una comunicación sin restricciones, con colegas, con superiores y con estudiantes y se encuentra un gran apoyo para conferencias estudiantiles.

¿Cómo definiría la situación de la investigación en Nigeria, comparándola con la de otros países del África subsahariana y con la de Occidente?

Nigeria es un gran país!, con una población proyectada de alrededor de 200 millones! Tenemos muchos científicos bien entrenados que hacen un gran trabajo en el país. Sin mencionar a los científicos nigerianos que trabajan fuera. Pero en Nigeria, a pesar de que es un país rico, no  tenemos organismos de financiación que puedan tratar de abordar la investigación específica necesaria.

Estos problemas de falta de fondos e infraestructuras dificultan que muchos científicos lleguen más lejos en su investigación. Por ello, estamos siempre buscando financiación occidental y colaboración de científicos de fuera. La desventaja es que a veces la agenda de investigación no se adapta muy bien a las necesidades de un país de África subsahariana.

¿Cómo podemos cuantificar la contribución de las mujeres africanas a la ciencia de su país y su continente?

En mi opinión, las mujeres científicas africanas están haciendo una contribución a menudo no cuantificada ni suficientemente visibilizada en las publicaciones científicas. Como resultado, no se tiene demasiado en cuenta a las mujeres científicas africanas porque su contribución no se destaca de manera evidente, o no están en posiciones muy visibles. Un buen número de ellas hace malabarismos para conciliar su familia con su trabajo y, a menudo, no pueden llegar tan lejos en sus carreras o ser nominados para puestos realmente importantes. En la mayoría de los casos es difícil de cuantificar porque no tenemos una plataforma disponible para hacerlo. No hay suficientes oportunidades para dar un paso adelante, e incluso si las hay, ¡parece que nos están haciendo una concesión!

¿Cómo cree que la investigación científica (realizada por mujeres) contribuye al desarrollo de los países en general y cómo puede contribuir al desarrollo de África en particular?

Una de las cosas que ayudará al desarrollo en África es ayudar a las niñas a alcanzar más cotas de igualdad y alentarlas para que aspiren a lo más alto. Otra cosa importante es disipar el clima de superstición que aún existe con respecto a las enfermedades humanas. La mujer es el corazón de la familia, y educar a la mujer es educar a la familia y a la comunidad. La investigación científica, especialmente realizada por mujeres, ayudará a crear conciencia al hablar sobre temas relacionados con las mujeres y a eliminar supersticiones. En África hay muchas enfermedades y síndromes sin catalogar y los  científicos  de campos como el clima, la agricultura, el tratamiento de residuos, el tratamientos de las aguas, etc, pueden ayudar a dilucidarlos . El problema es que los resultados no son siempre aceptados por la sociedad.

¿Conocía a Guadalupe Ortiz de Landázuri antes de su beatificación? ¿Qué opinión tenía de ella?

Oh sí, había oído hablar de Guadalupe. Especialmente en relación con su inicio del Opus Dei en México. La conocía como una mujer con fortaleza y una fuerte personalidad. Sabía poco sobre su pasión por la investigación y su carrera en Química. Su beatificación sacó a la luz todos esos otros aspectos de su vida más desconocidos.

¿Le resulta inspiradora una científica que ha llegado a los altares? 

¡Mucho! He estado observando su actitud en aspectos de su vida que podría tomar prestados, ya que ella también era científica; pensando cuando tengo dudas: ¡así es como ella lo hizo! Sus actitudes y virtudes al llevar a cabo su trabajo y tratar con las personas y las circunstancias que la rodeaban me han impresionado mucho y me han dado mucho que pensar

¿Cómo está viviendo este período de cuarentena?

Estoy tratando de trabajar en manuscritos y leer documentos relacionados con mi trabajo aquí, para ver cómo podemos avanzar con nuestros experimentos con exosomas de orina de casos de esquistosmiasis. Y  trato de no preocuparme  por la situación.

¿Cómo influye esta situación en su trabajo aquí en España?

Hemos tenido que parar nuestros experimentos. Anteriormente pensamos que podríamos seguir trabajando en el laboratorio de La Fe, pero las condiciones del estado de alarma lo hacen imposible.

 ¿Qué noticias tiene sobre el coronavirus en Nigería y en su ciudad de Ibadán?

El primer caso identificado fue aislado y tratado. Pero mientras eso sucedía, no se tomaron otras medidas preventivas, por lo que los nigerianos que regresaron de Europa llevaron nuevas infecciones y las propagaron sin control durante tres semanas. Ahora tienen las mismas medidas de cuarentena que tenemos aquí en España, aunque con muchos menos casos identificados. No hay muchas pruebas disponibles y todos son escépticos acerca de la capacidad de nuestro débil sistema de salud para manejar la situación. Algunos de la junta del  principal hospital de mi ciudad ya han dado positivo por el virus.

 

1 Comentarios sobre: La Parasitóloga nigeriana Chiaka Anumudu investiga en la Universitat de Valencia con una Beca Guadalupe de Harambee ONGD
    • Jose
    • 17 mayo 2020
    Responder

    Les informo que he realizado una transferencia a Harambee Becas Guadalupe por valor de 100,00Eu desde mi cuenta en el Banco Santander a su cta. Deben haber recibido un email del Banco informándoles de la misma.

Deja un comentario

Entrar
Entra y participa en nuestra comunidad