Contra la malnutrición

El Centro Rural Ilombá empezó como un dispensario en 2002 para atender a los habitantes de más de 20 poblados de alrededor, donde existía un alto índice de mortalidad infantil por no contar con ningún tipo de atención sanitaria. Aunque está cerca de la ciudad de Bigerville, se encuentra prácticamente incomunicado en plena selva. 

Los hombres se dedican a la pesca en la laguna de Ebrié y las mujeres no tienen otro horizonte que cultivar yuca en sus pequeñísimas parcelas de terreno para molerla luego y hacer mandioca. Un trabajo durísimo que apenas les da para sobrevivir. Por ello Ilombá creó al lado del dispensario un centro de formación profesional para ofrecer capacitación en costura, corte y confección y diseño a mujeres rurales. De hecho, la posibilidad de tener una formación profesional de calidad permite a las mujeres rurales diversificar sus fuentes de ingresos y, por lo tanto, tener más autonomía financiera.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!