Las niñas de Napetet en Turkana (Kenia) ya tienen colegio

La mayoría de las familias de Napetet son tan pobres que muchos días no tienen para dar de comer a sus hijos y la educación se convierte en algo secundario.
21 de octubre de 2020

Harambee ha financiado la construcción del colegio de Napetet y facilita becas para que las niñas puedan estar escolarizadas.

La ley de educación de Kenia dice que no se puede escolarizar en primaria a niños que no han asistido a preescolar. Sin embargo, no existen plazas escolares para todos los niños en edad preescolar, por lo que muchos se ven impedidos desde la más tierna edad a conseguir un puesto escolar en la enseñanza pública.

El condado de Turkana cubre un área de 77.000 kilómetros cuadrados, ubicado en el noroeste de Kenia, en la provincia del Valle del Rift. Cuenta con una población estimada de 1.341.972 personas, dividas en 6 subcondados: Turkana Este, Sur, Central, Norte, Oeste y Loima. El condado comparte fronteras internacionales con Etiopía, Sudán del Sur y Uganda. Es la zona más árida y desértica de todo el país. La región de Turkana es la que tiene los mayores índices de pobreza, no solo del país, sino de toda África. También cuenta con las mayores tasas de analfabetismo y con los peores ratios nacionales en términos de educación.

Turkana, un territorio marginado

Una larga historia de marginación hace que la construcción política y económica sea una tarea enorme. La infraestructura deficiente, la escasez de oportunidades económicas y la falta de servicios básicos adecuados le han dado al condado los peores indicadores de desarrollo humano del país.

Fr. Paul entrega llaves de colegio
Fr. Paul entrega las llaves de colegio

La Diócesis Católica de Lodwar ha estado involucrada en la evangelización y el trabajo de desarrollo en el condado de Turkana desde hace 55 años. La mayoría de la gente, católica o no, se refiere al obispado como “el gobierno“, porque es el mayor proveedor de servicios. Da servicio a través de sus departamentos de Agua, Salud, Medios de Vida, Educación, Servicios Sociales, Comunicación Social y Laicos y Pastorales. También es el mayor empleador con su cobertura expansiva.

Cada vez más, las personas locales que se han capacitado y cualificado en diversas profesiones, forman parte del personal de los distintos departamentos. Este trabajo es posible gracias al apoyo de donantes, socios, y amigos a nivel local e internacional. A través de la red de parroquias y sus ocho departamentos funcionales, la diócesis trabaja para facilitar a la comunidad de Turkana las necesidades más básicas para para que sus habitantes puedan tener una vida digna.

Cáritas de Lodwar

La diócesis de Lodwar tiene en su territorio uno de los mayores campos de refugiados en África, Kakuma Refugee Camp, con más de 200.000 personas, y pide a la comunidad internacional que no ignore la realidad terrible que sufren estas personas.

El Obispo de la Diócesis de Lodwar, Mons. Dominic Kimengich, un obispo de la primera generación de cristianos del norte de Kenia, pidió ayuda a Harambee para construir una escuela de preescolar en el poblado de Napetet en la que escolarizar a los niños, y sobre todo niñas, que por falta de escolarización infantil no podrían acceder a la educación primaria.

El Padre Paul Areman, responsable de Cáritas diocesana, ha sido en encargado de llevar a cabo, con la ayuda de Harambee, este proyecto, denominado Napetet Early Childhood Education Centre (ECEC).

Escuela Napetet

Objetivos del proyecto

El proyecto tenía cinco objetivos:

  1. Crear un entorno pedagógico para los niños y niñas en Napetet, con la construcción de tres aulas y un patio de recreo en una primera fase
  2. Ofrecer la oportunidad de que los niñas más pobres puedan estar escolarizadas
  3. Formación de profesores y cuidadores.
  4. Implementación de una evaluación del profesorado.
  5.  Suministro de material de aprendizaje.

La construcción de las tres aulas comenzó en mayo, a las dos semanas de enviar los primeros fondos, y ha tenido un periodo de ejecución de cuatro meses. Durante ese periodo, el padre Paul ha ido enviado a Harambee los certificados de obra correspondientes junto a fotografías del material de construcción y de la marcha de la obra, para seguir recibiendo los fondos que lo hicieran posible. Mientras tanto, ellos han ido seleccionando a los alumnos para que los niños pudieran comenzar las clases a principio del curso escolar. Al finalizar el proyecto, el padre Paul ha enviado el informe de ejecución del proyecto completo, con las fotografías del mismo.

El proyecto ha comenzado a beneficiar este primer curso a 150 alumnos (la mayoría niñas) muy pobres, de edades comprendidas entre 5 y 10 años (que no han estado escolarizados anteriormente) en su educación preescolar. Han sido seleccionados sin discriminación de religión, raza o etnia. Cada curso, el número de niños irá aumentando y con la ayuda de nuestros donantes, esperamos seguir colaborando.

Otras noticias

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

Share This