Vanessa Koutouan es directora del Centro Rural Ilombá que cuenta con un dispensario, centro de Formación Profesional y otro de capacitación

Desde el mes de marzo, el Gobierno tomó medidas para detener la propagación del Covid 19: tales como el cierre de todas las instituciones educativas y religiosas, la prohibición de cualquier reunión social de más de 50 personas, la distancia de al menos 1 metro entre cada persona, el cierre restaurantes, cafeterías,  lugares y centros de ocio en todo el país y sobretodo el auto-confinamiento.

En Ilomba también, tuvimos que cerrar la escuela, así que no tenemos clases de alfabetización, de repostería ni de costura. Al entrar al dispensario, hemos puesto un dispositivo para que cada persona que entre se lave las manos. Por precaución, hemos enviado a todos los enfermos que venían con tos, catarro o inflamación de garganta al hospital de Bingerville que tenía el material para recibir casos de Covid, aunque no se ha declarado ningún caso.

En verdad, aquí en la zona de Bingerville, no hemos tenido casos de Covid. Los casos confirmados se encuentran sobre todo en 2 o 3 barrios de Abidjan. Lo que da miedo a la gente es tener que ir al hospital por cualquier cosa: nadie quiere ir y volver con el corona! Así que hay que recordar a la gente que las demás enfermedades siguen  y que hay que seguir haciendo el tratamiento contra la desnutrición o poniendo las vacunas de los niños.

Pero después de casi un mes de respeto escrupuloso del auto confinamiento, la gente ha empezado a salir a la calle. La mayoría de las personas de Bingerville viven al día. Y quedarse en casa sin trabajar significa no tener de comer. La única precaución son los pequeños dispositivos para lavarse las manos antes de entrar en los supermercados et otras tiendas.

Gracias a Dios, el número de casos confirmados de la Covid 19 en el país está bajando. Así que el Gobierno ha decidido que las actividades empezarían de nuevo poco a poco. Ya las iglesias están abiertas y ha habido misas desde  el domingo 17 de mayo. Las nuevas medidas son mas “abiertas” que las anteriores: asamblea de máximo 200 personas, llevar el “cache-nez” , perdón, la mascarilla, en todos sitios, lavarse las manos, y mantener al menos un metro de distancia entre cada persona. En la zona de Bingerville no es difícil seguir estas recomendaciones porque como Harambee conoce bien, las aldeas están distantes entre si, no hay medios de comunicación, la gente va andando y pueden ir separados. Lo de llevar cache-nez y lavarse es más difícil. Os envío una foto del corte de carretera que hay a la entrada de Bingerville que es la ciudad más grande, para que la gente se lave las manos. Eso es todo.

De momento, seguimos con lavarse las manos, poner el “cache-nez” y estar atentos a las medidas del Gobierno.

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!

Share This