Un año más, el restaurante Hika Txakolindegia, de Roberto Ruiz, situado en el corazón de Tolosa (Guipúzcoa), acogió otra cena solidaria de Afrika Elkarrekin Bai (Harambee Euskadi), en favor de 6 chicas kenianas. Esta vez se trataba de alumnas de Tewa (Mombasa): Stina Kadzo, Catherine Righa, Mapenzi Kazungu, JaneLorine Akinyi, Hellen Imbosa y Ann Mutindi.

Las artífices

En esta ocasión el protagonismo de las mujeres quedó patente nuevamente al ser la líderes de los dos equipos de cocina encargados de elaborar los distintos pinchos que compusieron esta cena en formato cóctel: Amaia Garmendia al frente del equipo de Hika y Arantxa Guezuraga, al de de Sharma Catering. Combinaron ingredientes típicos de la gastronomía de la zona (como las famosísimas alubias de Tolosa) con recetas típicas de África (como la de cocinar las legumbres junto a un cereal, en este caso el maíz). El resultado fue una espectacular carta de 10 sabrosísimos pinchos acompañados del delicioso txakolí de las bodegas de Hika.

El deporte también estuvo presente en la cena de HIKA

Gastronomía y deporte siempre han concurrido en las iniciativas solidarias llevadas a cabo por Afrika Elkarrekin Bai. Y esta vez, el deporte tampoco podía faltar. El último evento solidario consistió en un challenge: cubrir a remo la distancia que separa Hondarribi de Nairobi (donde se encuentra la otra escuela de hostelería que apadrinan: Kibondeni). Parte de este reto se realizó de forma online del 1 al 15 de diciembre (donde cualquiera podía remar y enviar, escaneando el código QR que habilitaron, los kms remados). El primer día del reto online, un hombre falleció tras remar para el challenge. Ese hombre se llamaba Julián Arratibel. Nos dejó haciendo lo que amaba, remar, por una buena causa, ayudar a estas chicas. Julián sumó al challenge 6 kms. Y en su memoria y agradecimiento, quisimos seguir su estela cubriendo a remo precisamente 6 kms.

Un triple homenaje a tres cooperativas

Afrika Elkarrekin Bai despegó hace cuatro años, con el propósito de ayudar a la mujer africana a formarse para poder trabajar y mirar el futuro con esperanza, sacando adelante a su familia y a toda África. Pero aquí, en Guipúzcoa, hay otros que llevan haciendo lo mismo para ayudar a las mujeres de aquí durante muchos años. Así que quisimos homenajearlos cómo muestra de agradecimiento y reconocimiento por su labor:

  1. ORKLI Sociedad Cooperativa es una empresa integrada en Mondragón Componentes, una división del Grupo Industrial de MCC (Mondragón Corporación Cooperativa) fundada en 1982 en Ordizia (Guipúzcoa). En sus inicios, su plantilla estaba formada casi exclusivamente por mujeres, facilitando su integración al mundo laboral en un momento y un sector casi inaccesible para ellas.
  2. Grupo Ausolan es una cooperativa fundada en1969 por 17 mujeres, que ante la imposibilidad de que alguien las contratara simplemente por el hecho de estar casadas, decidieron unirse. El sacerdote José María Arizmendiarreta, el precursor del cooperativismo en Mondragón, las ayudó para que fundaran su propia empresa. Entonces empezaron a trabajar en la parte de restauración en comedores, dando de comer a las instituciones y empresas de la zona, y de limpieza. Así nació Auzo Lagun, dedicada al servicio de limpieza y de restauración, que hoy da empleo a más de 13.000 personas, de las cuales más del 95% de sus trabajadores son mujeres.
  3. Talos de Segura (de la comarca del Goierri), constituyen una tradición de varias generaciones que ha dado trabajo a un buen número de socios. El talo de maíz sustituía al pan blanco para la mayoría de la población rural en la zona de Guipuzcoa y norte de Navarra. Hoy en día ha desaparecido casi completamente de los fogones domésticos y sin embargo, es la estrella culinaria de todos los eventos tradicionales vascos.

Y por supuesto, ¡que la música no falte!

Gracias al grupo Dudik-p la noche se pasó volando. Al ritmo de su batería, del violín o de la guitarra eléctrica, ellas hicieron que la velada fuera todavía más cálida y agradable. Además, todas las integrantes del grupo eran mujeres, mujeres de Villabona.

También fue imprescindible la colaboración de un grupo de alumnos del Basque Culinary Center que prestaron su servicio en la atención de la cena, junto al equipo de HIKA.

Si quieres hacerte una idea de cómo fue esta III cena solidaria en HIKA, no te pierdas este resumen: